Cómo superar los momentos difíciles

Después del poco tiempo que llevo por aquí y algo de contenido ya publicado en mi blog quién me siga abitualmente sabrá que me gusta mucho en algunos momento poneros algo escrito por otros bloger que me pareció interesante y muy acorde con el tema de mi espacio. Por eso en este momento os dejo algo que he podifo leer y me gustaría compartir con mis seguidores.

 CRECIMIENTO PERSONAL

Cómo superar los momentos difíciles

Por 

superar dificultades

Buenos días ¿Cómo estás? Espero que te encuentres bien, y en paz contigo mismo/a. Por mucho que nos gustaría asegurar que nuestra vida esté llena de buenos momentos y de la paz y armonía necesarias, todos sabemos que es una utopía, y que las cosas se suelen poner feas muy de vez en cuando. Hoy me gustaría reflexionar contigo (digo esto porque no me considero quién para enseñarte nada sobre este tema) sobre cómo superar los momentos difíciles…

Idealmente a todos nos gusta imaginarnos mejor de lo que estamos, soñamos con vivir días plenos de felicidad o con llegar al final de nuestra vida con una sonrisa amplia, fruto de muchos años de buenos momentos. Sin embargo, la vida muchas veces nos muestra otras realidades.

La realidad es que todo es cíclico, y que por la misma razón que vives momentos de intensa felicidad, también vivirás los contrarios.

En esos ciclos que vivimos, hay muchas personas que cuando las cosas se ponen mal, suelen tirar la toalla, desesperarse y provocar más daño todavía a su alrededor y a sí mismos.

Creo sin embargo, que nuestra verdadera razón de ser es superar las dificultades que se nos plantean, rehacernos, salir a flote una y otra vez, levantarnos mil veces. Empecé el año con una frase que me gustó y que puse también en mi muro personal de Facebook(por cierto, estás invitado/a a agregarme):

“No es la carga lo que te hunde, sino cómo la transportas”

resiliencia

Es la frase que repito ahora cada mañana antes de finalizar mi meditación del día. Y de alguna forma me indica un camino, un Norte.

En la vida viviré muchas dificultades. De hecho, cada día vivo algunas, muchas de ellas son inevitables. Pero lo que sí puedo cambiar es la actitud que quiero tener ante las dificultades que esa vida me ponga delante. Tú también vas a vivir algunas, es muy dificil vivir una vida llena exclusivamente de placeres y momentos felices.

  • Si uno quiere conocer la felicidad también debe conocer la tristeza.
  • Si quiere conocer el amor, también necesita conocer el desamor.
  • Si quiere conocer la salud, también tendrá que haber vivido algo de enfermedad.
  • Si quiere conocer el encuentro, también debe conocer la pérdida.

¿Qué momentos difíciles estás viviendo ahora mismo en tu vida?, ¿Qué situaciones vives con dolor?

superar los momentos dificiles

Luego están las dificultades que se pueden evitar, los planes que uno puede hacer para que su vida y la de los que le rodean sea más plena. Es importante no adoptar una posición de víctima ante los momentos difíciles una posición de “todo me ocurre a mi”. Porque en realidad la pregunta es “¿Pudiste haberlo evitado?”. Y si pude, era mi obligación hacerlo.

Pero aunque vayamos por la vida haciendo planes para mejorar, tratando de no crear conflictos y buscando la felicidad en cada cosa que hacemos, esto no va a evitar que de vez en cuando las cosas se pongan muy feas. Que todo a tu alrededor empiece a explotar, que pierdas algunas cosas que quieres, que te sientas herido por alguien, o traicionado por la vida misma. No, no lo puedes evitar.

Quizás tengas algunos años buenos, pero también vendrán los años malos.

La cuestión es que no tenemos una fórmula mágica para superar las dificultades, pero sí podemos elegir una actitud.

Me atrevo a darte algunos pequeños consejos. Trataré de alejarme del típico consejo barato que podemos leer en cualquier parte, del tipo “sonríe más”, “date un masaje de pies”, etc…

Algunos consejos para superar los momentos difíciles

Acepta que la vida es tanto la felicidad como la infelicidad

Acepta que ambas forman parte de este mundo que tú habitas, que es difícil conocer una y no conocer la otra, y por lo tanto tu vida, son las dos, aunque evidentemente a los dos nos guste más vivir la felicidad que sentir el puñetazo en la boca del estómago que nos da nuestra amiga la infelicidad.

Prepárate para lo difícil

Aunque vivas momentos de alegría, nunca pierdas de vista que “esto también pasará”, y que aferrarse a un momento y no querer soltarlo no es más que una forma de confluencia, de quedarnos fundidos a una felicidad que es efímera, fruto de un instante de nuestras vidas. Tenemos que aprender a “soltar”, a “desprendernos” de los momentos felices, porque también otros momentos llegarán a nuestras vidas.

gestionar las dificultades

Haz siempre lo máximo que puedas

Tomé esta frase prestada del Dr. Miguel Ruíz en “Los Cuatro Acuerdos” (aquí tienes un resumen de los acuerdos I, II III). Lo que nos dice esta frase es que nos esforcemos, que lo demos todo, y que si por alguna de aquellas no conseguimos lo que queríamos, no será por nuestra parte, sino porque la vida, en muchas ocasiones, no nos lo pone fácil. Ante los momentos difíciles tenemos que darlo todo, intentarlo todo e ir a ganar.

No tires la toalla, ni siquiera lo pienses

El pensamiento nos induce sentimientos, y estos se transforman en formas de estar y de actuar. Si piensas en tirar la toalla o en abandonar es muy fácil que la moneda empiece a caer hacia ese lado.

La actitud resiliente es una actitud que no contempla la derrota, que siempre cree que puede conseguirlo.

Actua con el piloto automático

Lo peor de los momentos difíciles es que parece que el trabajo se acumula. Empiezan a originarse problemas a tu alrededor hasta que todos los fuegos parecen encendidos, y entonces ya no estás librando una batalla contra un enemigo, sientes que todo a tu alrededor son enemigos tratando de asediar la fortaleza en la que te encuentras.

Antes que desesperarte te invito a actuar con perseverancia y sin dejar de hacer lo que tienes que hacer, una cosa detrás de la otra. Un encargado que trabajaba en uno de los equipos que dirigía allá por el año 2.000 me decía “César, después del 1 va el 2”. Pues eso Fernando, va por ti. Hay que saber que si ponemos el piloto automático todo acabará saliendo, que la mejor forma de no encontrar resistencia es trabajando, haciendo lo que tienes que hacer.

El consejo que me dió Luís Bassat

En una conversación con Luís Bassat le pedí que me dijera un consejo sobre cómo tener éxito en aquello que hacemos. No me dió sólo uno me dió tres consejos. Lo que me dijo exactamente fue “trabajar, trabajar y trabajar”. Pues eso, ante la dificultad, trabaja duro.

Que tengas un gran día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s