Pasión: condimento de la vida

La pasión es un sentimiento muy intenso, que involucra el deseo y el entusiasmo por algo. Refleja un interés particular por una causa, idea, actividad, persona u objeto. Decimos que alguien se apasiona por algo cuando establece una relación de afinidad muy fuerte con ese algo. Hay pasiones que enaltecen la condición humana y constituyen el condimento que nos lleva a materializar los logros más grandes.

La pasión es una realidad que nos autodefine, es decir, que expresa un rasgo significativo de nuestra identidad, de nuestra personalidad. Es importante distinguir entre una pasión y un pasatiempo, ya que son términos que tienden a homologarse. Por ejemplo, una cosa es ser un “trompetista”, lo cual constituye una “pasión” y otra cosa es “interpretar la trompeta”, lo que podría tomarse simplemente como un “pasatiempo”.

Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?”
-Jacinto Benavente-
Las actividades que conllevan verdadera pasión requieren cantidades enormes de tiempo y energía. Son convicciones auténticas, frente a las que nunca nos sentimos completamente satisfechos. Recabar información, involucrarnos en diferentes ámbitos o horas y horas de práctica nos permiten encauzar nuestras pasiones por el sendero de la excelencia.

Tipos de pasión

Existen distintos tipos de pasión según la causa que las motive. Es así como unas pueden ser positivas o armónicas y otras negativas u obsesivas. Las pasiones positivas se caracterizan por ser de elección libre. Son placenteras, dejan tiempo para otras actividades y no pretenden opacar a alguien, como tampoco satisfacer los deseos de otro, en detrimento de los propios.

manos soplando purpurina

La segunda modalidad, es decir, las pasiones negativas, se distinguen fundamentalmente por ser inmanejables para las personas que las “padecen”. No las controlamos, por el contrario, ellas nos controlan. Buscan satisfacer los deseos de otros, generan sentimientos de culpa, pérdida de autoestima y ansiedad. Por tanto, son muy autodestructivas y requieren orientación y tratamiento psicológico en la mayoría de los casos.

En algunas situaciones, la pasión positiva puede desaparecer por la interferencia de otros. Por ejemplo, cuando los padres buscan desarrollar o afianzar los talentos de sus hijos. Aunque bien intencionados, les recuerdan permanentemente asumir las responsabilidades adquiridas con su tarea deportiva o artística predilecta. Así generan una pérdida paulatina de interés en dicha actividad. Recordemos que la pasión es de libre práctica y elección.

De otro lado, hay costumbres que llevan a dejar de lado los compromisos adquiridos para dedicar la mayor parte del tiempo a actividades que aportan poco. Es el caso de los videojuegos, las redes sociales o los avances del equipo de futbol favorito. Este tipo de aficiones pueden resultar adversas en la calidad de vida. Es por eso que debemos permanecer atentos para orientar y canalizar el tiempo y la energía dispuestos, en actividades que en verdad aporten algo positivo.

Claves para vivir con pasión

Cuando algo nos apasiona no nos importa dedicar mucho tiempo y esfuerzo en ello. Por el contrario, la dedicación a lo que nos gusta es gratificante y rinde sus frutos. Por eso, es importante descubrir con qué tenemos afinidad, qué despierta un interés especial en nosotros. Eso que nos ilumina el corazón, lo que sin importar cuánto tiempo nos exija, no nos cansamos de hacerlo.

Para alimentar la pasión en nuestras vidas es de vital importancia indagar en nuestro interior y encontrar aquello que nos sacude el alma. No basta con que nos resulte entretenido, debe ser algo que realmente nos conmueva. Luego debemos preguntarnos a dónde queremos llegar en ese terreno; así encontraremos la motivación suficiente para desplegar nuestra energía.

chica tocando el piano

Una estrategia que no falla es la de partir de aquello en lo cual tenemos habilidad. Esto es fundamental a la hora de emprender cualquier proyecto. Enfocarnos hacia ello no solo amplía nuestro horizonte, sino que nos acerca a quienes tengan intereses similares. Esto generará un panorama en el que hay grandes posibilidades de éxito.

Para tener en cuenta

El conformismo es el principal enemigo de nuestras pasiones. Por eso, es mejor asumir una actitud humilde, pero ambiciosa al mismo tiempo y tomar ejemplo de los grandes hombres que se han jugado a fondo por sus ideales. No podemos poner límites a nuestros sueños, muchas pasiones desaparecen cuando nuestros temores afloran. Por tanto debemos ser tenaces y arriesgar.

Es imperioso alejar de nosotros todo lo que sea negativo. Recuperar la actitud soñadora y curiosa que teníamos de niños y apartar toda limitación mental que ponga límites a lo que deseamos lograr. No podemos continuar desperdiciando nuestro tiempo y energía en cosas que no correspondan a lo que verdaderamente nos estremece en la vida.

pareja besandose con pasión

Pocas cosas son tan estimulantes como compartir nuestra pasión con otros. Nos permite reconectarnos con nuestro interior y dar lo mejor de nosotros mismos. Pero no solo eso, es posible que podamos despertar la pasión que dormita en otros. Incluso es probable que nuestros destinatarios se conviertan en nuevos estimuladores de la pasión en los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s