Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos

La felicidad radica en la calidad de nuestra vida interior. No dejes que tus pensamientos te limiten.

el-mundo-exterior-4-728.jpg

Siempre pensamos que nuestras derrotas, no conseguir lo deseado, o no llegar a ser lo que queríamos es culpa de algo ajeno a nosotros… pero si lo pensásemos mejor… siempre hay algo en nosotros que pone algún tipo de barrera, que construye un muro entre todo lo que soñamos y no conseguimos, en ese momento porqué no somos realistas y aceptamos que los primeros y casi siempre únicos responsables de que nuestros sueños se queden en eso… sueños y no sean parte de nuestra realidad son nuestras propias limitaciones….

Alguna vez te has preguntado porque tu amigo Pedro, que ha llevado una vida paralela a la tuya a conseguido en la vida todo lo que se proponía?…. es obvio…. el no se puso peros…. No pensó que los pros fuesen menos manipulables que los contras… Por esto tu amigo Pedro ahora tiene: La mujer mas bella, la casa mas cara, el coche mas lujoso, 3 niños, dos perros y un trabajo desahogado donde gana mucho dinero; y todo eso porque en algún momento de vuestras vidas paralelas tu cabeza se limito a pensar que no podía seguir… y la vida siguió sin ti.

Por eso, sólo tienes la fuerza y la determinación de realizar “TODOS” tus sueños realidad.

5 comentarios en “ Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos

  1. Caray, esto da para muchas horas de plática. Coincido en que sí, nosotros somos nuestro propio límite pero hay cosas y circunstancias que no podemos controlar del todo por lo que creo yo que a veces esas circunstancias hacen la diferencia entre el éxito de unos y el fallo o fracaso de otros aunque sí creo que la mayoría de nuestra suerte se imprime en nuestra voluntad y en nuestros actos 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno tu y yo tenemos ya muchas horas de platica jajajja unas miles de ellas más no se van a notar jajajjaja. Es cierto que hay circunstancias agendas a nosotros que quizá no podamos controlar… Pero puedes controlar hasta donde te importan para que te supongan una limitación real… Y eso si puedes evitarlo. Por lo tanto, tanto las circunstancias propias como agenas puedes manipularlas

      Le gusta a 1 persona

      • Eso, controlar si importan realmente o no como decidir lo que uno siente sobre esas circunstancias, he ahí la diferencia y probablemente el rumbo del destino 😊

        Le gusta a 1 persona

      • Doy fe de ello, en ese momento es donde la mente llega a una bifurcación con dos caminos para seguir adelante: depende de lo abierta que tengas esa mente para afrontar quizá un reto mayor que sabes te llevará al éxito o seguir siendo la misma persona que hasta ahora pensabas llevaba una vida “normalita” “cómoda” que a la larga volverías a pensar como decadente y caerias en un bucle constante de por vida

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: