Mi Mundo Interior

 

 

Nuestro mundo interior

brilla en ti

Si nuestro mundo interior, no está en armonía, en estado de coherencia, nuestro diálogo interior no es positivo, encontraremos dificultades en nuestras relaciones y con las experiencias que vivimos.

Esa desarmonía interna sesga nuestra visión del mundo, de lo que nos pasa, de lo que vemos y escuchamos, nos condiciona a repetir reacciones establecidas en nuestra memoria hace mucho tiempo, como zombis que cobran vida autónoma a nuestro control, que se desconectan de nosotros, que se transforman en “esos”, algo indeterminado que me perturba, me quita la vitalidad.

Todo empieza en nuestro diálogo interior, donde creamos los obstáculos mentales que condicionan nuestra vida en todos los ámbitos, pensamos, sentimos, actuamos por maneras establecidas en la primera infancia, con la comprensión y la emoción de esa edad. Con el pasar del tiempo es una manera automática de reaccionar inconsciente que acaba determinando el devenir de la realidad, sin que pase por nuestra conciencia y percepción.

Miedos, inseguridad, secretos, traumas, venganzas, envidias, celos, rencores, carencias bailan en tu mente sin que los veas, como la danza de los vampiros que no se reflejan en los espejos, pero están habitando tu espacio interior de manera autónoma y surgen en el momento que menos te esperas robando tu vitalidad, tus fuerza.

Los conflictos en las relaciones hablan de nuestras carencias, ausencias, desconexión, ego, mente, en suma falta de amor, considerando amor como el hilo que une toda la trama de la red llamada vida.

Cuando sentimos que nos aislamos, que la interrupción o ausencia de conexión con uno, con el otro y con la vida ya a comenzado a enredarnos, es el momento de despertar a un nuevo estado de conciencia, de vibración.

Solo cuando nos hacemos conscientes del juego de sombras del ego puede surgir otro estado de ser, para eso es necesario elegir, apostar y aceptar que sin una momento de pausa para cuidar de uno mismo, buscar sanarnos, seguiremos repitiendo muchas veces los mismos pensamientos, emociones, acciones y dolores.

El cansancio psicológico, emocional y mental puede ser mucho peor que el cansancio solo físico, porque no hay nada que sin esfuerzo, trabajo y constancia pueda calmar las turbulencias del dolor interno. Cuando llegas a ese punto es hora de encontrar ayuda, alguien que pueda acompañarte a desenmarañar aquello que te quita tu paz interior, bienestar y armonía.

El camino de la sanación es desarmar piedra por piedra las barreras que te impiden expresar todo el amor que llevas dentro, redescubrir tu propia luz y dejar que brille desde tu interior.

Busca el amor dentro tuyo y encontraras la manera de transitar nuevamente caminos de bienestar y armonía.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: